• Twitter
  • Letterboxd
  • Mail

Sitges 2019 ~ Día 3

Ayer cerramos una tercera jornada muy exitosa para el Festival, ya que por lo que nos comentaban desde la organización se cubrió casi plenamente el cupo para todas las sesiones del día. Y es que siendo sábado y teniendo el reclamo de la Zombie Walk, a la gente le gusta acercarse para respirar el ambiente del fantástico que impregna la ciudad, pasear por los stands de venta, disfrazarse,... Pero nosotros, por supuesto, seguíamos además con nuestra agenda diaria.

La primera de la mañana era la premiere de la producción española Ventajas de viajar en tren, estreno en el largometraje del director vasco Aritz Moreno que contaba con un reparto de lujo para llevar a la gran pantalla el guión adaptado de la novela escrita por Antonio Orejudo, la cual tiene el mismo título.

He de decir que no he tenido la posibilidad de leer el libro, pero el guión adaptado es realmente una maravilla. Además, por la complejidad del mismo, hay que felicitar a su director por haberle dado ese ritmo tan adecuado (y a mi parecer complicado) para poder llevarlo a la gran pantalla. Una historia que va entretejiendo y enlazando subtramas de forma magistral, como si de las capas de una cebolla se tratase, y aun sin parecerlo llegar a un desenlace final donde todo converge de forma magistral. Además, la poca vergüenza y la mala leche con que las cuenta, haciendo referencia también muchas veces de forma subliminal y como crítica al estado en que se encuentra nuestra sociedad, hacen que ésta sea una película adecuada para ser estrenada en este festival. Quizá no haya sido del agrado de todos los espectadores, pero no hay que negar que si este director sigue teniendo esta personalidad habrá que seguirle muy de cerca a futuro.

La siguiente era otra de esas rarezas que de tanto en tanto se dejan caer y sorprenden por ser una apuesta arriesgada, pero que funciona a la perfección. Se trataba de la producción norteamiracana Vivarium, segundo largometraje del director irlandés Lorcan Finnegan.

Con una estética minimalista y un desarrollo limitado al escueto escenario que nos propone, este relato que podría pertenecer perfectamente a un episodio de series tipo Twilight zone hace una crítica aplastante al estilo de vida que llevamos hoy día y la imposibilidad de llevar a cabo nuestros planes, utilizando para ello el surrealismo de la situación en que ubica a nuestros protagonistas. Encerrados enigmáticamente en una urbanización vivero, ingeniarán todo tipo de maniobras para poder huir de ella, pero el tiempo va pasando y las mentes agotándose, con lo que la tensión entre ellos se irá incrementando. Quizá el desenlace se ve venir algunos actos antes de que llegue a su tramo final, pero lo que realmente merece la pena es el camino para llegar hasta él. Destacable la interpretación del dúo protagonista para unos papeles nada convencionales.

Y por si todavía no se había hablado de todo lo que rodeó al rodaje de la gran obra maestra que fue Alien (Ridley Scott, 1979), el director francés Alexandre O. Philippe nos trae su nuevo documental que aún desvela (al menos para nosotros) algunos aspectos que desconocíamos de ella, Memory-The origins of Alien.

Tras la idea inicial que tenían para el mismo en la que iba a girar todo entorno a la escena del chestbuster, al final se completó lo suficiente para hablar tanto de lo que conllevó la producción, de los artistas implicados y sobretodo del por qué y el cómo sobre la forma de rodar que Scott utilizó. Una serie de detalles y entrevistas que, si quizá muchos de ellos ya se conocían de haberlos visto en los extras de las ediciones para uso doméstico, la verdad es que el aficionado lo disfrutará igualmente al verlo todo aglutinado en una misma película.

El siguiente era otro documental, pero esta vez de origen nacional, donde sus directores Paco Limón y Julio Cesar Sánchez hacían un repaso a ese cine de género que tantas estanterías ocupaba en los videoclubs del barrio, Sesión Salvaje.

Fantástico documento que recopila muchas de las películas que formaron parte de nuestras vidas y que pertenecen a esos subgéneros que si bien poco han triunfado o poco valor se les ha dado aquí, la verdad es que se merecen una reivindicación como ésta para que no caigan en el olvido. En poco menos de hora y media de metraje nos dan un repaso a ritmo escandoloso y con un montaje espectacular a todos esos títulos para que nos hagamos una idea (si nos eran desconocidos) de lo que se ha estado cociendo aquí durante tantos años. Censuras, politiqueos, ninguneos y un sinfin de problemas que también describen sin tapujos, no hicieron que las ganas y el buen hacer de esos directores llevaran a cabo sus ilusiones. Una maravilla que debería ser de obligatorio visionado en las escuelas de cine.

Y para terminar la jornada el último trabajo del ya conocido director de acción Renny Harlin, trabajando otra vez más para el mercado chino con esta Bodies at rest.

Nos encontramos en un depósito de cadáveres donde al parecer ha entrado el cuerpo de una persona asesinada y por la que unos delincuentes se interesan en inspeccionar antes de que la policía haga su trabajo. Fallido thriller de acción que acaba siendo demasiado convencional en su trama, en la que los previsibles giros no hacen que mejore en ningún momento y el elenco de protagonistas deja mucho que desear también. Además, las pocas escenas de acción tampoco son demasiado elaboradas, con lo que el resultado final dista mucho de las películas que este director realizó en su etapa americana.

btemplates
0 Comentarios :
Publicar un comentario