• Twitter
  • Letterboxd
  • Mail
Por
alberTTo

Zinemaldi 2020 ~ Día 6

Seguimos nuestras andaduras por este festival y, como suele suceder por estas fechas y al menos uno o dos días en cada edición, el mal tiempo se hizo notar en la jornada de ayer... y de que manera. Suerte que la programación no se detuvo ni se atrasó por el temporal, y pudimos, al menos, disfrutar de las películas que teníamos agendadas.

Comenzábamos el día con la producción argentina Nosotros nunca moriremos, dirigida por el realizador Eduardo Crespo e incluida dentro de la Sección Oficial.
Es harto complicado tratar un tema como es el duelo por la muerte de un familiar y el proceso posterior de despedida, y además saber reflejarlo en pantalla tal y como uno lo concibe o como quisiera que el espectador lo interpretara. En este caso, el director se centra en una mujer cuyo hijo mayor acaba de fallecer, por lo cual se desplaza a la ciudad donde éste vivía con su hijo menor, y en el que tendrá que realizar las gestiones pertinentes para darle entierro.

La variante que propone la película es la incógnita que envuelve su muerte y la investigación particular que la madre y su otro hijo intentan llevar a cabo, visitando los sitios que frecuentaba y hablando con las personas que más le conocían. Aparte, gran parte de la atención la acaparará el niño, ya que desde su joven visión del mundo intentará entender el por qué, el cómo y el qué pasa después de la muerte. Todo ello bastante bien hilvanado y sobretodo interpretado por la pareja protagonista.

La siguiente en la agenda era un estreno nacional, la última película de Cesc Gay en la que vuelve a la gran pantalla con la comedia irreverente Sentimental.
Como si de una obra de teatro llevada al cine se tratase, el director nos propone un cruce de diálogos entre los únicos cuatro protagonistas que aparecen en la película. Aparte, el uso de un solo espacio donde moverse como localización le da mucho más énfasis a los aspectos que se tratan. Esos aspectos no son ni más ni menos que las diferencias y similitudes que surgen entre las dos parejas, sobretodo referentes a los aspectos sexuales en sus vidas.

Y he de decir que aunque para mí le ha costado arrancar, ya que he encontrado alguna actuación un poco fría, la verdad es que a medida que va avanzando y se van sacando temas, las reacciones que tienen, las verdades, las mentiras,... todo ello provoca que los actores, sobretodo un Javier Cámara y una estupenda Griselda Siciliani, saquen a relucir las mejores tablas e inunden al espectador con coletillas, sarcasmos y demás verborrea cáustica que nos harán sacar las mejores risas. Y todo ello seguramente será porque, en más o menos medida, nos sentiremos identificados con la situación...

Seguíamos nuestra andadura cambiando a la sección Perlas con Never rarely sometimes always, escrita y dirigida por la realizadora estadounidense Eliza Hittman.
No pocas veces se ha llevado a la pantalla la problemática de los embarazos no deseados, con el añadido además de que quien lo padece es una adolescente y las dudas que surgen a tan temprana edad. Es el caso de nuestra protagonista, la cual tras saber su prematuro estado de gestación, decide realizar un aborto en una clínica especializada para ello. Pero aún siendo amparada por la legislación de su país, los problemas que le irán sucediendo harán que complique su situación emocional.

La joven directora resuelve muy logradamente este relato, acercándose a la parte más íntima de nuestra protagonista para mostrarnos en todo momento las sensaciones que tiene. El punto clave de su desarrollo es el mostrar al espectador, prácticamente en tiempo real, todo el rosario que la joven tiene que pasar para poder llevar a cabo el aborto, que aún siendo legítimo, las complicaciones se suceden por los problemas colaterales. Con una magnífica actuación, tanto de ella como de su compañera de reparto, este quasi documental sobre todo este proceso es una alarma para advertirnos de la atención que merecen estas situaciones.

Seguíamos la intensa jornada con la producción china Wuhai, incluída dentro de la Sección Oficial, la cual escribe y dirige Zhou Ziyang.
En los últimos años nos están llegando desde China diversos trabajos muy interesantes, lejos de aquellas producciones que parecían estar realizadas para ser consumidas en el propio país por estar confeccionadas a partir de patrones de la cultura y sociedad local, y mucho más lejos del género de las artes marciales, el cual se llevaba el mayor porcentaje de títulos. La sobriedad con que nos atrapan las películas como ésta que se presentó ayer, hacen que tengamos aún más el punto de mira fijado en todo lo que nos llega.

Teniendo en cuenta el estado socio-político-económico actual del país como entorno donde desarrollarse, el retrato que este director hace sobre un hombre al límite de su capacidad para poder tirar adelante con su vida y su familia, se va transformando en un estupendo thriller donde encontraremos los límites que tiene la resistencia psicológica humana para soportar toda la presión que poco a poco se le va acumulando. Con un ritmo pausado, nos irá presentando el perfil actual de nuestro protagonista, que ayudado también a base de flashbacks para hacer una retrospectiva de su pasado y de como ha llegado hasta aquí nos hará un plano general de su vida y de cómo ha podido cambiar tanto... hacia peor. Muy recomendable.

La última del día entraba dentro de la sección Perlas, proveniente de Chile, escrita y realizada por la joven directora Maite Alberdi, El agente topo.
A caballo entre película de ficción y cine documental, esta película quiere hacer un retrato en forma de protesta del estado actual en el que se encuentran las residencias para mayores, y sobretodo lo que le afecta a las personas que allí conviven y las relaciones que consiguen tener entre ellos a falta de la atención de sus propios familiares. Una película que aún utilizando en buena parte de su metraje el humor para desarrollarla, acaba llegando al espectador para tocarle la fibra sensiblera e ir más allá de lo elemental en estos casos.

Tomando como base la idea de introducir un agente secreto recién contratado para investigar que sucede dentro de una residencia, nos hará un repaso de lo que se acontece en el interior de esta residencia. Para ello se hace servir de un reparto que mezcla actores profesionales con amateurs, así como residentes reales. Y es que el arranque engancha al espectador instantáneamente con la preparación de nuestro abuelete protagonista para llevar a cabo dicha investigación, a base de un humor que refleja una realidad absoluta, sobretodo con el tratamiento de las nuevas tecnologías. A partir de aquí y a medida que se va involucrando más con el resto de personajes y haciendo un sondeo de la vida personal de cada uno de ellos, iremos entrando en la parte más dramática aunque en algunas ocasiones la más tierna también. Un buen trabajo que seguramente dará que pensar a más de un espectador...

btemplates
0 Comentarios :
Publicar un comentario