• Twitter
  • Letterboxd
  • Mail
Por
alberTTo

Zinemaldi 2020 ~ Día 1

Esta 68ª edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián se presentaba con muchas dudas respecto al panorama que tenemos actualmente a nivel mundial. Una pandemia que se está intentando erradicar por todos los medios pero que aún así ha provocado la limitación o cierre de diversas actividades y eventos culturales, así como de cualquier otro sector profesional. Pero la organización ha hecho hincapié en seguir adelante con ello, y gracias a los estrictos protocolos de seguridad que hemos de seguir tanto personal como espectadores, al final se ha podido llevar a cabo. Y por ello es de alabar y agradecer el esfuerzo realizado.

Así pues, inaugurábamos nuestras andaduras en el Festival con la producción mexicana New Order, sexto largometraje del escritor y director Michel Franco.
Teorema Films
Se proyectaba dentro de la sección Perlas tras haber conseguido el Premio del Jurado en el pasado Festival de Venecia y no ha defraudado. Tras un inicio en el que vemos pasar una serie de imágenes semi-estáticas prácticamente sin sentido (al menos de momento), comienza con la presentación de la familia protagonista a través de la celebración de la boda de la hija menor, dando a entender claramente su alta posición social y económica. Pero la revolución que se está viviendo en las calles les salpicará de lleno y comenzará un tour de force para el espectador que no cesará hasta los créditos finales.

El director no se anda con rodeos y con sus planos secuencia y cámara a hombro nos invita a seguir desde dentro todo lo que se acontece en pantalla. Las sensaciones que transmite con los personajes y el entorno en el que desarrolla la acción son realmente espectaculares, haciéndonos vibrar en prácticamente toda la película. Tampoco se anda con remilgos y cuando tiene que ser explícito con las aberraciones que se desencadenan en una revolución, lo hace. Una película que ataca directamente al estado político-social-económico de México, dejando ver sus vulnerabilidades e irregularidades con una ficción muy cercana a lo que es la realidad.

La siguiente en nuestra agenda también se proyectaba dentro de la sección Perlas tras haber pasado por Sundance, The Father, ópera prima del escritor y director francés Florian Zeller.
Trademark Films
Llevamos unos años viendo en este Festival trabajos que han tratado algunas de las enfermedades mentales que más afectados tienen a nivel mundial, como el Alzheimer, pero la mayoría de ellos han sido enfocados tomando como punto de vista el exterior, el entorno, lo que rodea al sujeto enfermo y lo que llega a afectar a los que le rodean. Esta película le da un giro de 180 grados a esta idea normalizada y rompe los esquemas ofreciéndonos la posibilidad de vivir esta enfermedad desde el prisma del propio afectado, el protagonista, utilizando para ello una (des)estructuración de los tiempos, los espacios y sobretodo de un guión espectacular que hacen de ella algo único y original.

Y es que los primeros minutos que transcurren se aceptan con normalidad, pero a medida que va avanzando la película notaremos ciertas incoherencias que no llevan a ninguna parte, sin razón alguna, pero que a medida en que vamos descubriendo un poco más y sobretodo una vez vista por completo, todo toma su lógica y empezaremos a comprender el gran trabajo realizado. Un trabajo que seguramente no hubiese quedado tan excelso si no fuese por las grandísimas actuaciones de un Anthony Hopkins como enfermo y una maravillosa Olivia Colman bordando el papel de hija afectada por dicha colateralidad. Un dueto que congenia magníficamente y que hará acercanos a lo que supuestamente es el caos que se genera entorno a la enfermedad. Apunte también a la bonita banda sonora de Ludovico Einaudi y ese piano tan bien llevado.

Seguíamos la jornada con la primera película de la Sección Oficial que teníamos en la agenda, la producción española Akelarre dirigida por Pablo Agüero.
Sorgin Films
Las leyendas sobre las brujas y los aquelarres que celebraban eventualmente brujas y brujos realizando rituales paganos para alabar e invocar al demonio son muchísimas, y ello ha sido motivo para llevar en más de una ocasión esas historias a la gran pantalla. En este caso, el director nos lleva en un viaje al pasado hasta la época y el lugar en que esta palabra tuvo su origen, Euskadi a principios del siglo XVII, en una población costera donde sus habitantes viven de la pesca.

Así pues, justo en la temporada en que los hombres han ido a faenar a la mar, llega al poblado una expedición de la Santa Inquisición con el deber de dar caza a las brujas que supuestamente allí se encuentran y que celebran ciertos rituales prohibidos para hablar con el diablo. Para ello, encarcelará a un grupo de jóvenes muchachas y así intentar sonsacarles toda la información posible sobre el tema, cuando la realidad era totalmente diferente.

Basándose en escritos reales de la caza de brujas en el norte de España, la película es una clara sátira hacia esas ideas ancladas en el pasado y en la ignorancia cultural, además de un gran voto por el feminismo. Con una atmósfera por momentos lúgubre y en otros lírica, se apoya en cantos populares, danzas tradicionales y demás para hacer un juego de gato y ratón entre las jóvenes y su inquisidor. Pero aunque el reparto actoral esté más que decente, la verdad es que la película no termina nunca de arrancar del todo, quedándose en un ligero cuento para ir a dormir.

La última de la jornada era otro trabajo incluído en la sección Perlas, la surcoreana Wife of a spy, del director Kiyoshi Kurosawa.
NHK Enterprises
Este veterano director vuelve a ponerse tras las cámaras para traernos un drama que se desarrolla en plena Segunda Guerra Mundial, tomando además como punto de partida su ciudad natal, Kobe, ambientándola a mitades del siglo pasado. En ella, un joven empresario y su esposa se verán envueltos en un feo asunto cuando el amigo de éste, oficial del ejército japonés, les investiga por estar supuestamente involucrados en un intercambio de información confidencial con el imperio británico. Para evitar malentendidos, realiza un viaje a China dejando a su esposa sola, la cual defenderá con delicadeza la postura de su marido.

A priori por su argumento la película parece ser atractiva, pero aunque toque varios elementos interesantes referentes a política y sociedad japonesa en aquél entonces, la verdad es que ese corte a la antigua con el que está confeccionada no termina de arrancar, dejando al espectador con expectativas de algo más que nunca acaba de llegar. Y es una lástima, ya que desde la ambientación hasta ese conflicto entre la amistad, el amor y la fidelidad da para mucho, pero el ritmo de algunos tramos es demasiado sosegado. Aún así, es una película suficientemente interesante como para dedicarle un visionado.

btemplates
0 Comentarios :
Publicar un comentario