• Twitter
  • Letterboxd
  • Mail

Zinemaldi 2019 ~ Día 5

Quinta jornada con la que sobrepasamos ya el ecuador del Festival y de momento ya tenemos algún trabajo al que se le podría ofrecer la deseada Concha por parte del jurado. Muchos nombres conocidos pasaron por nuestra agenda de ayer aunque también alguna que otra desilusión, quizá por entrar a la sala con cierta predisposición a que gustasen las películas. Pero bueno, veamos a lo que pudimos llegar.

Dentro de la Sección Oficial y en el pase matinal para prensa pudimos ver la producción brasileña Pacificado, dirigida curiosamente por el director norteamericano Paxton Winters.
Pacificado
La película se centra en una de las favelas que rodean Río de Janeiro en el momento en que el anterior patriarca sale de la cárcel y vuelve a casa, ya sin poder alguno y casi con el respeto perdido tras los cambios sucedidos en su ausencia, justo además en el comienzo de los Juegos Olímpicos que conllevan un aumento de los controles policiales para pacificar las calles. Todo ello desde los ojos de una joven que intenta sobrevivir como puede dentro de sus posibilidades, sorteando las trabas que se le presentan.

El director nos hace un tour por el interior de sus calles para aproximarnos a la realidad de lo que sucede en Brasil, tomando como base el triángulo dramático entre la joven, su madre y la pareja de ésta, el antiguo líder recién salido de la cárcel. La lucha de él por querer empezar las cosas desde cero haciendo el bien, chocará con las nuevas formas de vivir dentro de la favela y sus normas, aunque luchará por seguir adelante con lo correcto. Una película que aún bien dirigida y con impresionantes imágenes, la verdad es que su historia no termina de enganchar del todo.

La siguiente era la esperada comedia francesa Thalasso, la cual guioniza y dirige Guillaume Nicloux, también dentro de la Sección Oficial del Festival.
Thalasso
El relato nos sitúa en un centro de tratamientos para la salud donde coincidirán Michel Houellebecq y Gérard Depardieu haciendo de ellos mismos, discutiendo sobre asuntos de la vida en general con un tono que roza el surrealismo intentando hacer humor inteligente, o si más no, poco convencional.

Tras un comienzo prometedor donde ya desde los primeros minutos comienzan a soltar buenas perlas, la verdad es que a partir del primer tercio deja de sorprender al espectador cayendo en un repetir de los gags previamente tratados avanzando sin mayor interés en lo que respecta al hilo vehicular. Una pena, ya que se puede observar claramente el potencial que esta pareja puede ofrecernos y no da más que para algunos sketches bien encadenados.

El siguiente era un trabajo documental dirigido por Maider Fernández Iriarte titulado Las letras de Jordi.
Las letras de Jordi
Seguiremos de cerca la vida que lleva Jordi, un hombre que nació con parálisis cerebral y que vive cada día con una energía y motivación excepcionales. Gracias a una tabla con letras, se comunicará con la directora de la película para explicarle todo lo que piensa y hace, sobretodo tomando como referencias sus ganas por expresarse y su lucha por la fe en Dios.

Rodado llanamente sin ningún tipo de aspavientos, la directora consigue acercar humanamente al espectador la vida de esta persona, gracias a la confianza que consiguen crearse mutuamente. Aspiraciones, necesidades, miedos, ... todo lo que concierne la forma de pensar de Jordi queda reflejado en esta poco más de hora que dura. Un ejemplo de lucha por vivir.

Ya por la tarde y continuando con la Sección Oficial pudimos ver la producción portuguesa Patrick, del director Gonçalo Waddington.
Patrick
La película narra la vida de Patrick, un joven que dejó muy pronto el nido familiar para dedicarse a vivir por su cuenta, la mayoría de las veces aprovechándose de los demás para conseguir aquello que quiere. Pero tras encontrarse perdido volverá a casa para intentar encontrarse de nuevo.

Tras una premisa bastante prometedora y unos primeros minutos iniciales que podían indicar que la cosa funcionaba, la verdad es que a medida que avanza el metraje se va diluyendo en su propio universo sin ofrecer mucho más al espectador que un relato de desesperanza por un futuro incierto.

Y para terminar el día y dentro de la sección Perlas pudimos ver el último trabajo del ya repetidor dentro de este certamen, el director Ken Loach y su Sorry we missed you.
Sorry we missed you
De nuevo junto a Paul Laverty al guión, este dúo vuelve a traernos una película-denuncia como en los últimos trabajos que han presentado. Esta vez se centran en una familia inglesa de clase baja y sus problemas para tirar adelante con lo poco que tienen y los trabajos miserables que les ofrecen.

Siguiendo el patrón de las anteriores, el director consigue llegar al espectador con pequeñas dosis de humor que relucen dentro de la problemática real que nos explica. Un relato que vuelve a calar en la mente del espectador sacando a relucir las precariedades del mundo laboral y el aprovechamiento de los pobres necesitados de un trabajo como sus protagonistas. Vuelve a funcionar, aunque quizá ya vaya tocando un cambio de patrón para llegar a sorprender algo más.

btemplates
0 Comentarios :
Publicar un comentario