• Twitter
  • Letterboxd
  • Mail

Zinemaldi 2019 ~ Día 2

Segunda jornada de Festival, la cual ya pudimos disfrutar completamente, pudiendo cubrir toda la franja horaria disponible para asistir a las proyecciones de los trabajos que teníamos programados en nuestra agenda. Una selección de diversa índole en la que nos movimos principalmente por la Sección Oficial y la de Perlas, con un amplio abanico de géneros.

El primer turno era para el último trabajo de la directora francesa Alice Winocour, la cual estrenaba aquí a nivel mundial y dentro de la Sección Oficial su película Proxima.

Proxima
La película se centra en Sarah, una mujer separada que combina su trabajo como astronauta con el cuidado de su hija pequeña, a la cual le asignan una misión en la que deberá permanecer viajando por el espacio durante un año. La lucha interna de sentimientos entre el sueño de subirse por fin a una nave y el amor por su hija serán la trama principal de esta historia, a la que se le irán añadiendo las complicaciones de la dura y agotadora preparación previa al viaje junto con las preocupaciones de desatender a su pequeña durante tanto tiempo.

La directora vota claramente por mostrar la imagen de la mujer luchadora para conseguir una igualdad de condiciones que aún en este siglo XXI todavía se muestra con reticencias. Aún así, hace un abuso tal del mensaje que llega a parecer incluso hasta un cliché, haciendo que se vea por momentos artificial y demasiado forzado. Aparte de perder esa naturalidad, hay escenas del apartado técnico o de ámbito científico bastante incomprensibles que incluso rozan el ridículo, haciendo que todo por lo que está luchando parezca un juego de niños. Una lástima, porque se le podía sacar mucho más partido a la historia.

Formando parte de la Sección Oficial, pudimos ver la exótica pieza de origen chino Lhamo and Skalbe del cineasta tibetano Sonthar Gyal.

Lhamo and Skalbe
Aún siendo una película de tradiciones costumbristas tibetanas, el director hace que nos reflejemos en la pareja protagonista para mostrarnos que aunque nos salven las distancias culturales, el apartado humano es igual en todo el mundo. Seguiremos de cerca los problemas que les surgen para poder casarse al descubrir que él continúa casado con su primera mujer y que ella esconde un secreto desde hacía tiempo, los cuales tendrán que solventar si quieren hacer las cosas como dictan tradición y religión.

Lo primero que destacamos tras los minutos iniciales de visionado es la fantástica fotografía que inunda la pantalla con esos inmensos paisajes tan característicos de su país de origen. Una vez acondicionados a ese primer impacto y de una breve presentación de los personajes, comenzamos a divisar lo que va a darnos esta historia. Pero el ritmo narrativo que el director le impregna, ralentiza demasiado el avance de los sucesos, haciendo que poco a poco el espectador vaya perdiendo el interés por la misma. Aún así, solamente por esa combinación de contrastes ya merece al menos concederle una oportunidad.

El siguiente turno era para el título español La trinchera infinita, tercer trabajo del trío de realizadores formado por Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga.

La trinchera inifinita
Los Moriarti vuelven a la carga con la que podemos considerar hasta el momento su mejor película, y seguramente una de las mejores de esta edición. Nos trasladan a una Andalucía que durante el final de la Guerra Civil se veía maltratada por el triunfo del Franquismo. Muchos de los rojos que lucharon por la libertad, fueron perseguidos, acusados y la mayoría de ellos asesinados por su rebeldía. Algunos otros consiguieron esconderse durante largos años sin ver la luz, a los cuales llamaron topos. Y aquí es donde entra esta genial historia sobre Higinio y Rosa.

A pesar de sus dos horas y media de duración, la película no decae en ningún momento, aprovechando para ello los diferentes tempos que requiere el desarrollo de esos más de treinta años que nuestro personaje permanece escondido. Espectaculares actuaciones de Antonio de la Torre y Belén Cuesta que encumbran aún más si cabe la realización, ya que sin salir de cuatro paredes consiguen cautivar al espectador en todo momento y transmitirle las sensaciones y emociones que los personajes sufren en cada situación. Una historia que pone los pelos de punta a sabiendas que fue una realidad en este país.

La última de la jornada entraba dentro de la sección Perlas, el último trabajo de Steven Soderbergh que con The Laundromat vuelve a intentar arrojar algo de luz sobre uno de los casos económicos más sonados de Estados Unidos, los papeles de Panamá.

The laundromat
Utilizando para ello a la pareja formada por Antonio Banderas y Gary Oldman que harán de narradores intermediando entre el espectador y lo que sucede en la película, la historia nos cuenta a través de personajes clave lo que fue aquel famoso escándalo y cómo llegó a hacerse la bola tan grande, haciendo uso sutilmente del argot propio del mundo de la macroeconomía.

Pero quizá el director se explaya en exceso al intentar recabar tanta información en tan poco tiempo y paralelamente inventarse una historia base para seguir los acontecimientos. Aún apoyado por un gran elenco de actores, la verdad es que no parece sacarles buen partido, ya sea por la temática de la cinta o porque la profundidad de sus personajes no da para más. Sea como fuere, la película ha creado diversidad de opiniones y no es para menos. Un tema así es complicado de llevar a la pantalla intentando hacerlo de manera que sea atractivo para un target de público tan amplio. Así, ninguno queda contento.

btemplates
0 Comentarios :
Publicar un comentario