• Twitter
  • Letterboxd
  • Mail

Velvet Buzzsaw

El arte de morir artísticamente...

Caratula
  • Título traducido: Velvet Buzzsaw
  • Director: Dan Gilroy
  • Guión: Dan Gilroy
  • País: Estados Unidos Año: 2019 Duración: 109 min.
  • Música: Marco Beltrami  Fotografía: Robert Elswit
  • Compañía: Netflix
  • Intérpretes: Jake Gyllenhaal, René Russo, Zawe Ashton, Toni Collette, John Malkovich, Tom Sturridge, Natalia Dyer, Billy Magnussen, Daveed Diggs, Damon O'Daniel, Valentina Gordon, Peter Gadiot, Pisay Pao
  • Género: Comedia, Terror
Sinopsis
Morf es el mejor crítico de arte del momento y una referencia dentro del sector, siendo sus artículos los que deciden a quien encumbrar y a quien hundir. Los promotores y galeristas se lo rifan para que les toque con su varita mágica, pero él tiene sus principios y obsesiones que no dejará de lado. Todo cambiará cuando una amiga suya, Josephine, requiera de sus conocimientos para gestionar las pinturas que le ha robado a su vecino muerto. Unos cuadros y bocetos que parecen poseer un aura maligna que les acechará a todos...

Tercer trabajo como director de este ya asentado guionista, el cual propone una película totalmente diferente a lo que había realizado tras las cámaras hasta ahora. Esta vez se atreve con una comedia negra que, claramente, satiriza el apasionante mundo del arte y la obsesión por no quedarse atrás en estar a lo último en tendencias. A partir de aquí, ingenia una historia de terror en la que el propio arte es el artífice que acabará consumiendo a todos aquellos que intentan sacar partido económico más allá de lo que pueda representar cada obra. Una mixtura que no parece haber caído muy bien a rasgos generales tras leer varias críticas internacionales, pero que tiene algunos puntos a su favor que para mí la sacan del abismo...

Para empezar, el dúo protagonista es realmente excepcional. Jake Gyllenhaal vuelve a demostrar que es uno de los actores que más en forma se encuentra (artísticamente hablando) a día de hoy, bordando un papel en el que marca claramente la excentricidad de su personaje pero a la vez lo equilibra desarrollando una personalidad mucho más terrenal y sensible. Por otra parte, René Russo mantiene su línea habitual, esta vez dando vida a un tiburón de las finanzas artísticas en el que va dejando marca por todos los escenarios que pisa.

Tras ellos, el mundo tan artificial que construye Gilroy para esta película es una verdadera delicia. Deja claro que el panorama actual artístico puede ser tan especial como hipócrita, dando un repaso por todos los aspectos que influyen en él, tanto por la parte creativa como por la comercial. Una puesta en escena que satiriza inteligentemente y sin reparos todo ese mamotreto que significan las tendencias y modas impuestas por los grandes medios en una sociedad que se deja llevar sin pudor por el consumismo.

Pero para ello aplica una solución definitiva en la que visita el género del terror superficialmente, aplicando algunas dosis de humor negro y haciendo que todos aquellos aprovechados sean consumidos por lo que más adoran. Una serie de asesinatos paranormales que, aunque no sean nada espectaculares e incluso puedan parecer algo "chorras" algunos de ellos, me recuerda mucho a los típicos episodios cortos de antologías de terror como Creepshow o The Twilight Zone.

En definitiva, una película que seguramente no irá a más allá que un simple visionado dentro del catálogo de Netflix, pero que tampoco merece ser vapuleada como algunos de los comentarios que he podido leer sobre ella. Está lejos de aquella maravilla que fue Nightcrawler (Dan Gilroy, 2014) pero creo que aún así este director aún tiene muchas que aportar. Esperemos, eso sí, que siga apostando por el género...


btemplates
0 Comentarios :
Publicar un comentario