• Twitter
  • Letterboxd
  • Mail

Fant 2018 ~ Día 2

Ayer se encarrilaba el festival en sus horarios habituales, ofreciendo películas y actividades a lo largo del día, tanto para los medios acreditados como para el público en general. Comenzaba la jornada con el pase para prensa de la producción mexicana Tigers are not afraid (2017) de Issa López.

Como una fuerte crítica social hacia la situación tan dramática que se vive en México, la escritora y directora nos trae una historia en la que acompañaremos a un grupo de niños en su viaje por sobrevivir a las fauces de la pobreza, el hambre y la delincuencia en un entorno que ya es hostil per se. Para ello se hace servir de un componente fantástico que servirá como guía para el desarrollo de la misma, introduciendo elementos digitales inteligentemente que ayudan a enfatizar algunas escenas concretas, escapando hábilmente del drama puro y duro.

La verdad es que ha gustado mucho y no me extrañaría que sea una de las candidatas a llevarse el gato al agua. El recorrido que Issa López lleva hecho con su película no es nada más y nada menos que de 24 premios recogidos, el más llamativo quizá el conseguido como mejor dirección en el Fantastic Fest de Austin, haciendo historia por ser la primera mujer a quien se lo otorgan. Este magnífico escaparate ha servido para que otras figuras del fantástico como Stephen King o Guillermo del Toro se hayan fijado en su trabajo, y no es para menos.

Continuaba por la tarde la jornada con la película de origen indio Chimera (2018), ópera prima de Maurice Haeems, el cual escribe, produce y dirige.

El argumento hace uso de la ya visitada lucha por conseguir descubrir el secreto de la eterna juventud, esta vez fundamentado más por la ciencia que por el esoterismo, a través de nuestro protagonista. Recluido en unas instalaciones apartado de la civilización, su meta es conseguir el antídoto que devolverá la normalidad a su mujer enferma y con el que también salvará a sus hijos de un futuro poco esperanzador. Por supuesto, sus avances se verán interrumpidos por diversos factores externos que le harán la vida imposible.

Y aunque la idea a priori sea bastante apetecible, la verdad es que su desarrollo tumba cualquier atisbo de, como mínimo, entretener. Lenta y muchas veces cayendo en el sinsentido, la película no acaba de encontrar nunca ese punto que atraiga al espectador, lapidándola aún más con unos extensos y soporíferos diálogos que emborronan del todo la trama.

A continuación entramos a ver la sesión de cortometrajes de la sección Panorama Fantástico, donde proyectaron los siguientes trabajos, la mayoría de producción nacional:

9 Pasos (Marisa Crespo Abril/Moisés Romera Pérez, 2017, España)
À chacun sa malédiction (Lorène Yavo, 2017, Bélgica)
Bye bye baby (Pablo S. Pastor, 2017, España)
El viatge (Alberto Evangelio, 2017, España)
L'ours noir (Méryl Fortunat-Rossi, Xavier Serón, 2015, Francia)
Lost face (Sean Meehan, 2016, Canadá)
Madres de luna (Alicia Albares, 2017, España)
Meiying MG-01 (Adrià Guxens, 2018, España)
Tetas (Alex Rey, 2017, España)

Y aprovechando que la proyección de la Sección Oficial ya se había visto en festivales anteriores, rematamos los cortometrajes a concurso con la sección Fant en corto, donde se pudieron ver los siguientes títulos:

72% (Lluis Quilez, 2017, España)
Bailaora (Rubin Stein, 2018, España)
El fotoviaje de Carla (Fran Gas, 2018, España)
Le jour ou maman est devenue un monstre (Joséphine Hopkins, 2017, Francia)
Milk (Santiago Menghini, 2018, Canadá)
Minotauro (Greg A. Sebastian, 2018, España)
RIP (Caye Casas, Albert Pintó, 2017, España)
Skickelsen (Out of the darkness) (Jonas Gramming, 2017,Suecia)
M.A.M.O.N. - Monitor Against Mexicans Over Worlwide (Alejandro Damiani, 2016, Uruguay)

Y para terminar la noche, una sesión doble clásica que homenajeaba al Maestro del fantástico de este año, Joe Dante, con nada menos que Gremlins (1984) y The Howling (1981). El director tuvo la gentileza de acudir a la sala para hacer una breve presentación previa a la proyección, comentando algún que otro detalle sobre las mismas.

Gran sesión cinéfila en la que el auditorio de los cines Golem Alhóndiga casi hace pleno. Y es que para los que tenemos una edad, volver a revivir de nuevo un doblete de este calibre al que se le añade el plus de tener la visita de su autor, no tiene precio. Sobre las mismas no hay nada más que aportar que siguen tan frescas y transmiten las mismas sensaciones que en su momento, y eso ya es un que.

Respecto al resto de películas que se pudieron ver, durante la jornada también se proyectaron la chilena Trauma (2017) de Lucio A. Rojas, la española Dhogs (2017) de Andrés Goteira y The love witch (2017) de Anna Biller.

btemplates
0 Comentarios :
Publicar un comentario