• Twitter
  • Letterboxd
  • Mail
Por
alberTTo

Sitges 2017 ~ Día 6

Ayer tuvimos una jornada un tanto particular, con muy variadas películas pero ninguna sin acabar de destacar del todo. En cuanto a eventos relacionados, destacar la entrega del Premio Minotauro al escritor Pablo Tébar por su novela Nieve en Marte.

Comenzábamos la jornada con La piel fría de Xavier Gens.
La película es un relato de terror de corte clásico, como un cuento fantástico con criaturas que surgen del mar cuando la noche acheza, pero en el que al fin y al cabo la soledad del hombre es el peor enemigo. Basada en la novela con el mismo título, se resuelve perfectamente recurriendo a una adaptación para la gran pantalla estándar pero funcional. Algunos la tacharán de ser poco original, pero creo que el tono y la atmósfera con que el director aborda la película hacen que sea suficientemente entretenida e interesante.

La siguiente de la mañana fue The Maus de Yayo Herrero.
Me ha dado la sensación que esta película pretende ser más de lo que en un principio se preveía, y eso a mi parecer la ha perjudicado bastante. Ha provocando alguna que otra carcajada a partir de su segunda parte, motivadas principalmente por la ironía, inocencia o ridiculez de algunas de sus escenas, cuando se trata de una película mas bien seria. Muchos espectadores (entre los que me inlcuyo), aún no hemos descifradoel mensaje que el director quería transmitir, aparte de hacer protesta por la situación que aún se vive en los Balcanes.

Acto seguido el turno era para A day de Sun-ho Cho.
Trepidante película que parecía iba a ser una re-adaptación de Groundhog Day (Harold Ramis, 1993) pero que ha acabado siendo un thriller de pies a cabeza, manteniendo la expectación del hasta el último instante. El cruce de historias y la tensión que se crea entre los personajes está muy bien confeccionada, así como las tramas que suceden durante los bucles temporales. Y como en casi todo el cine coreano, acaba todo bifurcando en un drama que no se resolverá a la primera de cambio.

Seguíamos con la coreana Have a Nice Day de Chauncey Jackson.
Curioso trabajo de animación utilizando la técnica de la rotoscopia, el cual por su argumento bien podría caber dentro del género thriller. Bastante lenta y con algunas escenas que rozan el experimental, está cargada de diálogos que van desde lo más pedante hasta lo más original y actual, todos bien calzados dentro del guión. Varias historias se irán entremezclando en esta rareza como pocas podremos ver en el festival, en un resultado final digno de concederle al menos un visionado.

La penúltima del día era Still/Born de Brandon Christensen.
Esta es una de esas películas que no hay que tomarse en serio para poder visionarla sin tener que sacar todos los trapos sucios a relucir. No tiene una gran historia, los actores no es que lo hagan de maravilla y quizá abusa de los sustos fáciles de altavoz, pero la verdad es que la he disfrutado. Quizá no de la manera que intentaba transmitir el director (o sí, quien sabe), pero al menos no he salido abochornado de la sala.

Y para rematar la jornada Sweet Virginia de Jamie M. Dagg.
Otro de esos thrillers que desde hace unos años se están imponiendo en el festival, cosa que es de agradecer por parte de los programadores. Con un ritmo muy contenido, la verdad es que no tiene mucho más que ofrecer que esa pequeña trama de asesinatos en una población del interior de Alaska, pero el propio desarrollo de la misma atrapa al espectador hasta su esperado final.

btemplates
0 Comentarios :
Publicar un comentario