• Twitter
  • Letterboxd
  • Mail
Por
alberTTo

Sitges 2017 ~ Día 10

Último día de festival en el que gastamos los últimos cartuchos que nos quedaban para hacer el esfuerzo final e intentar mantener la atención de las películas que quedaban por ver. Parece mentira, pero tras diez largos días de sesiones cinéfilas con alrededor de cincuenta películas vistas, uno ya pierde hasta el sentido de la orientación. Pero veamos la agenda que teníamos preparada...

Comenzaba la jornada con The Lodgers de Brian O'Malley.
La película desarrolla un cuento gótico ambientado en un caserón irlandés a las afueras de un pequeño poblado. Su estado decadente ayuda a crear una atmósfera más oscura y tenebrosa, que sumado al enigma que esconden desde el inicio hacen que el espectador tome interés por la misma. De todas maneras, el ritmo lento con el que van transcurriendo los hechos y una historia bastante convencional no ayudan mucho a mantener esa atención, y se acaba desvaneciendo en un bluf hasta un final más que previsible.

Después era el turno para Compulsión de Ángel González.
Totalmente independiente, la verdad es que esta película me ha sorprendido por su buen hacer y por su aprovechamiento de los pocos recursos disponibles. Un thriller con tintes de terror que, aún sin tener una historia muy original, se hace entretenida dejando buen sabor de boca. La única pega son las escenas en las que interactúan los personajes, que ya sea por interpretación o por falta de dirección, en cuanto dialogan pierden toda credibilidad y el brillo se desvanece. Si tuviese algún toque extra, único, que la diferenciase de las demás de su rango, seguramente daría mucho que hablar.

La siguiente fue The Brink de Jonathan Li.
Película hongkonesa de artes marciales que desarrolla una historia entre mafia y policía sin ningún tipo de sorpresa. Las coreografías de las escenas de acción no están mal, pero se mantienen dentro de la línea genérica que hay actualmente, quedando en un producto de entretenimiento estándar. Entretenida aunque no destacable. 

Después seguíamos con What happened to monday? de Tommy Wirkola.
El amigo Wirkola deja de lado ese toque humorístico con el que nos tenía acostumbrados para traernos una distopía futurística en tono más serio, donde el exceso de población provoca que se imponga la ley de un solo hijo por familia. Con esa premisa, la historia se centra en la vida de siete hermanas gemelas y de como consiguen sobrevivir a la sociedad. Interpretadas todas por una excelente Noomi Rapace y con una integración en escena muy bien conseguida, la película se hace muy interesante por su originalidad y su segundo tramo lleno de acción. Una propuesta a tener en cuenta.

Y para finalizar la joranda y el festival, Psycopaths de Mickey Keating.
Mal sabor de boca al terminar de ver esta película, pero no del tipo que Keating quería impregnar en el espectador. Con una idea bastante clara, el desarrollo de la misma es desordenado e incluso hasta pretencioso, consiguiendo aborrecer al espectador y hasta desorientar al que no vaya un poco más allá de lo que nos quiere explicar. Está claro que sigue en su línea de hacer el cine que quiere y como él quiere, pero así no acabará de dar el salto que necesita. Una lástima.

btemplates
0 Comentarios :
Publicar un comentario