• Twitter
  • Letterboxd
  • Mail
Por
alberTTo

Sitges 2017 ~ Día 9

Penúltimo día de festival y las fuerzas ya empiezan a escasear. Sentimientos contrarios por no querer que termine pero también se agradece una temporada de descanso tras los intensos diez días vividos. Pero bueno, no lo demos por zanjado definitivamente ya que aún queda mucho por explicar.

La primera de la jornada era Jupiter's Moon de Kornél Mundruczó.
Producción húngara que utiliza la fantasía o ciencia ficción para hacer crítica tanto de la situación política como social de su país, abarcando quizá más temas de los necesarios sin llegar a dejar nada claro el mensaje final: refugiados, especuladores, aprovechados, religiosos,... Quizá la idea del director era echarlo todo sobre el tapete y que cada espectador recoja lo que más le convenga, pero el producto final no llega a tener una solidez como para aprobarlo con nota. Original, un poco, pero no muy bien desarrollada y con una duración que se atraganta.

Después era el turno de Happy Death Day de Christopher Landon.
Típica película teenager de susto fácil y asesino misterioso, la cual está enfocada a un tipo de público concreto. Aún así, sin ser del todo un gran entretenimiento, hay que aplaudir la originalidad de alguna de sus propuestas, como por ejemplo la principal con la que mueve la historia: un día de la marmota donde en forma de bucle nuestra protagonista será asesinada una y otra vez. Eso sí, está cortada con un patrón lleno de clichés del subgénero.

Seguidamente pudimos ver Caniba de Verena Paravel y Lucien Castaing-Taylor.
Y eso de ver es bastante relativo, ya que esta película documental está rodada en primeros planos, jugando con el enfoque y manteniendo durante todo su metraje un ritmo muy pausado. Vamos, la combinación idónea para echarse una buena cabezadita, cosa que al aquí presente le ha sucedido. Pero antes de perder el conocimiento, he podido ver como se marchaban de la sala bastantes espectadores, incluso hasta el reducido equipo de la película después de escuchar varias carcajadas en tono de guasa. La verdad es que aún trato de entender como películas de este tipo se proyectan en este festival..

Ya por la tarde le tocaba a Brigsy Bear de Dave McCary.
Quizá una de las mejores películas que he podido ver en este festival. Original y divertida, al final acaba dando un mensaje muy positivo al espectador aparte que entrañable. Muy bien llevada y sin ningún bajón que despiste la atención del público, la película transmite en tono de comedia valores esenciales como la tolerancia o la ilusión de seguir tus sueños. Ovación en la sala al finalizar. 

btemplates
0 Comentarios :
Publicar un comentario