• Twitter
  • Letterboxd
  • Mail

Fant 2019 ~ Día 3

Comenzamos el fin de semana con esta tercera jornada que entra ya en la dinámica habitual de la programación de películas, donde se pudo disfrutar en sus sesiones de mañana y tarde de un buen número de trabajos, tanto de Sección Oficial como de otras paralelas, en las dos salas que el festival tiene habilitadas para ello en los cines Golem.

La primera en nuestra agenda era la producción alemana Ever After (Endzeit), segundo trabajo como largo de la directora sueca Carolina Hellsgård, la cual adaptaba la novela gráfica para público juvenil que lleva el mismo título.

Lo primero que nos llama la atención en esta película es el tratamiento que se le ha dado a la imagen, con contrastes suavizados y una colorimetría que roza los tonos pastel, intentando posiblemente con esta apariencia dotarla de una atmósfera mucho más bucólica y menos agresiva o sórdida que otras películas del mismo género, lo cual viene al dedillo por la temática que pretende afrontar la historia.

La premisa es el denominador común: nos encontramos ante un mundo apocalíptico donde una plaga está contagiando a los seres humanos convirtiéndolos en zombies, y con ello el resurgimiento de grupos de supervivientes organizados para seguir adelante con sus vidas. El detonante que la diferencia del resto es el motivo por el cual se está alcanzando la extinción de la raza humana, y es que es la propia madre Tierra la que tras sufrir el impacto de nuestra dejadez con ella, es la que provoca un reinicio para poder seguir con vida.

Y es que tras un comienzo que podía augurar un nuevo toque de frescura, la película se va diluyendo poco a poco en una espiral de romanticismo que no acaba de cuajar del todo, haciendo perder el interés por completo sobretodo a partir de su tercer acto y hasta el final de la misma.

La siguiente en el casillero era la producción estadounidense Pledge de Daniel Robbins, una película que mezlca el thriller con el horror y algo de humor en un entretenido resultado que dura poco más de hora y cuarto.

Aunque leyendo la sinopsis pueda parecer que esta película cae en los tópicos del género, la verdad es que sin ser muy espectacular consigue manejar sus elementos para el divertimento del espectador, añadiendo incluso algún que otro giro para salir del convencionalismo.

Tomando como referencia el típico grupo de novatos desplazados por la sociedad que pretenden y quieren formar parte de una fraternidad universitaria a toda costa, se les crea una trama a medida para que hagan un recorrido desde el bullying sufrido hasta el triunfo sobre los que les acosan, como una versión de La revancha de los novatos (Jeff Kanew, 1984) pero en su versión más violenta.

Tras una presentación de sus característicos personajes (uno de ellos Zack Weiner, el propio guionista), la película se va diferenciando en sus tramos que irán pasando por un humor universitario típico de cintas ochenteras como la antes mencionada, un acto intermedio donde nuestros protagonistas sufrirán las pruebas a las que sus anfitriones les someten, y acabando en un desenlace con giro final que quizá muchos ya sospechaban. Aún así y sin estar pulida en muchos aspectos, el poco metraje que tiene y el ritmo que se le imprime hacen que no se haga aburrida y acabe siendo un pequeño y disfrutable trabajo.

Y como ayer parecía ser el día dedicado a la figura de Fred Dekker, que mejor que comenzar con el documental dedicado a una de sus películas, Wolfman's got nards de Andre Gower.

Dirigido por uno de los principales protagonistas de aquella The Monster Squad (Fred Dekker, 1987), consigue realizar junto con otros de los protagonistas del filme un documental para rescatar de la memoria aquella fantástica película, sacando a relucir toda la comunidad que hoy día aún sigue viéndola y disfrutando de ella como el primer día que se estrenó en salas de cine.

Un magnífico trabajo que ofrece el merecido reconocimiento que no tuvo en su momento y que más de treinta años después resurge para mostrarnos los entresijos que supuso su concepción, realización y fracaso en taquilla, para luego vivir una resurrección en toda regla donde nos mostrará como el fandom que hay detrás de ella aún le sigue dando vida.

Tras el mismo, una sesión de cortos internacionales donde pudimos ver los mejores trabajos seleccionados que entraban a concurso.

Aunque la mayoría de ellos tuvieron una elevada calidad, nosotros apostamos por la producción española La Noria de Carlos Baena. Cortometraje realizado en animación 3D que combina varios elementos del género fantástico para contarnos una entrañable historia. Magnífico.

Y para rematar la jornada las dos películas que como director, Fred Dekker dejó en su legado (sin contar la tercera entrega de la saga Robocop). Las geniales y entrañables Night of the creeps y Monster squad.


Creo que poco o nada se puede añadir a estas dos joyas de los ochenta que para los que crecimos en aquella época marcaron un hito en la era del videoclub. Una doble sesión que seguramente a más de uno nos transportó de nuevo a aquella época en que los héroes eran adolescentes y los efectos prácticos parecían ser lo más brutal del universo. Y es que aún habiendo pasado unos cuantos años ya, la verdad es que no han envejecido tan mal... o es según los ojos con las que las veamos...

btemplates
0 Comentarios :
Publicar un comentario