• Twitter
  • Letterboxd
  • Mail

TerrorMolins 2018 ~ Día 8

Ya estamos a las puertas de dar cierre a esta edición, y bajo nuestro punto de vista, en esta recta final del Festival, hemos podido disfrutar de los mejores títulos que se han visto durante toda la semana. Si en la jornada anterior descubríamos grandes trabajos, en la de ayer rematábamos la faena con un fin de fiestas increíble.

Para comenzar, el clásico de terror por excelencia de Brian de Palma y una de las cintas del género más famosas de la historia, Carrie (1976).

Poco o nada que decir sobre la que quizá sea la mejor adaptación a celuloide de una de las novelas de Stephen King, incluso me atrevería a decir que hasta la versión para pantalla llega a mejorar la de papel. Clásico de culto donde los haya, esta película sigue manteniendo esa intensidad con la que inquietar al espectador en su butaca. Un tour de force que pasa del thriller psicológico y perturbador provocado por el fanatismo religioso y el acoso escolar, al terror más diabólico en sus últimos minutos de infarto, donde veremos como los medios justifican el fin. Además, aún para hacerlo más espectacular, la copia utilizada para la proyección era nueva, siendo una restauración del original con una imagen sublime.

La siguiente de la tarde era otro de los descubrimientos de este final, de la cual ya teníamos algunas referencias tras haberse proyectado en otros certámenes. Se trataba de Lords of chaos (2018) de Jonas Åkerlund.

La película se basa en una novela biográfica del mismo nombre que explica los primeros y más escandalosos años de la banda noruega Mayhem, precursores de lo que ellos mismos denominaron Black Metal Noruego. La negra historia que se esconde detrás del apartado musical es lo que hizo que a mediados de los ochenta fuese foco de atención internacional, explicándose aquí en primera persona con la narración del desparecido fundador de la banda. Mezcla de hechos verídicos con leyendas urbanas, el recorrido que hace pasa desde la ironía y comicidad hasta el horror extremo, dotándole de un ritmo ágil y fácil de seguir para el espectador, haciendo de ella una muy interesante propuesta.

Acto seguido se daba paso a la gala de clausura, la cual comenzaba con la entrega del Premio Honorífico que este año recaía en uno de los iconos del Fantaterror español, Jack Taylor, y la consiguiente proyección del documental Jack Taylor, testigo del fantástico dirigido por Diego López en el cual se hace un repaso de la dilatada vida y obra de este veterano actor.

Y ya para finalizar, la película que cerraba la jornada y también la edición de este año, Mandy de Panos Cosmatos.

Imposible estar todos de acuerdo con esta esperadísima y comentada película. Su director ha vuelto a dar forma a otro pequeño universo en el que si no entras desde sus inicios, seguramente ya irás perdido hasta el final. Un viaje lisérgico por los albores del heavy metal con el mundo de las sectas como vehículo de transición. Una locura que acaba con un Cage desatado en una suerte de tributo al cine de serie B, el cual nos brindará algunas de las mejores escenas del film. Y es que tanto la magnífica banda sonora del desaparecido Jóhann Jóhannsson como el colorido espectáculo que ofrece visualmente, son brutales. Un espectáculo digno de ser visto en pantalla grande.

btemplates
0 Comentarios :
Publicar un comentario