Deadpool 2

Y la fórmula sigue funcionando igual de bien...

Caratula
  • Título traducido: Deadpool 2
  • Director: David Leitch
  • Guión: Rhett Reese, Paul Wernick, Ryan Reynolds
  • País: Estados Unidos Año: 2018 Duración: 111 min.
  • Música: Tyler Bates  Fotografía: Jonathan Sela
  • Compañía: Marvel, Fox, Donners' Company, Kinberg Genre
  • Intérpretes: Ryan Reynolds, Josh Brolin, Zazie Beetz, Morena Baccarin, Julian Dennison, T.J. Miller, Karan Soni, Brianna Hildebrand, Leslie Uggams, Jack Kesy, Eddie Marsan, Lewis Tan, Bill Skarsgård, Brad Pitt
  • Género: Acción, Comedia
Sinopsis
El destino de Wade Wilson, tras asumir su condición de mutante y seguir pateando traseros, no le sonríe para nada recibiendo ahora otro duro golpe: su novia muere asesinada por un delincuente que se le acaba de escapar. Metido en una gran depresión, los X-Men vendrán a buscarle para que se integre en el grupo, pero será algo más complicado de lo que parece...

Desde su preproducción que esta película no tenía buenos indicadores, ya que las partes involucradas no parecían estar muy de acuerdo y el proyecto se seguía retrasando sin ver una fecha de inicio concreta. Pero a partir de la decisión de Ryan Reynolds de escoger como director para la misma a David Leitch, hizo que la propuesta se cimentara y se diera el pistoletazo de salida. Ahora, tras finalizarse, la incógnita era si una vez roto el hielo con la primera entrega ésta iba a mantener el nivel, y la verdad es que lo consigue con creces...

Yo tenía mis reservas al respecto, ya que tras la buena impresión que me causó aquella y la facilidad con la que me entró la fórmula utilizada, tenía más en mente que iba a ser como estirar el chicle para seguir haciendo caja, pero no. En esta segunda parte va incluso más allá de los bien colocados gags, donde aparte de interactuar con el espectador, rompe esa cuarta pared y se cuela en otras películas de su propia dimensión. En definitiva, afianza sólidamente su sitio dentro de este universo dando pie, seguramente, a alguna que otra secuela.

Y aunque el guión sea lo más estándar posible e incorpore algún que otro personaje más, la verdad es que lo llamativo son las escenas de acción y las coreografías de combates cuerpo a cuerpo. El director trae consigo parte del equipo con el que rodó John Wick (2014) y Atomica (2017) y se nota esa adrenalina y ese fluir en los movimientos que funcionan igual de bien que en aquellas. Aparte, el haber conseguido la clasificación de película para mayores de 18 años, es sinónimo de lenguaje incorrecto, violencia explícita y alguna que otra cosa más para el disfrute del espectador. Vamos, todo lo contrario a lo que el amigo Deadpool nos explica al inicio de la misma: esta es una película familiar.

Así pues, todo ese desparpajo hace que el poso tras su visionado dure algunos días, quedando en la memoria alguna que otra escena sublime con la que seguir riendo. Puro entretenimiento muy gamberrete que de vez en cuando viene bien meterse al cuerpo. Esperemos que sigan adelante con más entregas y sobretodo esta misma línea...

btemplates
0 Comentarios :
Publicar un comentario