Silver Bullet

Una de licántropos algo olvidada...

Caratula
  • Título traducido: Miedo azul
  • Director: Daniel Attias
  • Guión: Stephen King
  • País: Estados Unidos Año: 1985 Duración: 91 min.
  • Música: Jay Chattaway  Fotografía: Armando Nannuzzi
  • Compañía: Paramount Pictures
  • Intérpretes: Corey Haim, Everett McGill, Gary Busey, Leon Russom, Robin Groves, Terry O'Quinn, Megan Follows, Bill Smitrovich, Joe Wright, Lawrence Tierney
  • Género: Terror
Sinopsis
En una pequeña población de los Estados Unidos se están produciendo una serie de macabros asesinatos a los que buscan explicación alguna, sin llegar a tener nada claro. Pero el joven Marty sospecha que hay algo sobrenatural detrás de todos ellos e intentará convencer a su hermana para que le ayude a descubrir al culpable...

No sé si mucha gente aún conserva en algún recoveco de su memoria este clásico de mediados de los ochenta basado en una novela de corta de Stephen King, pero la verdad es que yo, desde que la vi de pequeño, no he vuelto a tener ocasión de ponerme con ella hasta el día de hoy. Y lo cierto es que a su factura visual no le ha perdonado el paso de los años, pero la he encontrado muy entretenida y con unos personajes trabajados que dicen algo más que las líneas de sus diálogos...

Por aquella época aún estaban recientes títulos referentes de este subgénero como The Howling (Joe Dante, 1981) o An American Werewolf in London (John Landis, 1981), las cuales han pasado a la historia por su genialidad. Aún así, esta incursión del rey del terror literario en una historia sobre hombres lobo llamó la atención de Dino de Laurentis que quiso llevarla a pantalla, tomando las riendas el propio King para escribir el libreto y así asegurase que nadie adulteraría su obra. 

En un principio, el responsable tras las cámaras iba a ser el siempre querido Don Coscarelli, el cual incluso parece ser que llegó a estar en el set durante los primeros estadios de gestación, rodando las escenas en las que no estaban presentes ni efectos especiales ni el propio traje que el actor McGill debía ponerse tras su transformación. Las desavenencias entre Laurentiis y Carlo Rambaldi (encargado de los efectos) hicieron que todo este proceso se retrasara, acabando con la paciencia de Coscarelli y dando entrada a Daniel Attias, siendo su primera y única incursión en el largometraje, pasando posteriormente a vivir de la pequeña pantalla.

Pero aún así, tras este pequeño embrollo de producción (por cierto habitual cuando Dino de Laurentiis estaba de por medio), la película consiguió finalizarse y llevarse a las salas de cine, consiguiendo unos resultados de taquilla mas bien pobres en el mercado doméstico y haciendo algo más de bolsa en el internacional y los videoclubs. Eso sí, gracias a ella tuvimos el placer de ver el despegue de la que sería una muy conocida cara en posteriores trabajos del género, la del joven Corey Haim, que acompañado del genial Garey Busey le darían a esta historia un toque especial que hoy en día apreciamos mucho más.

No es una gran película y está lejos de los clásicos de hombres lobo modernos, pero hay que decir que tiene su encanto y es muy entretenida, sobretodo por el empuje que tienen los personajes. Puede tener otras cosas, pero no hay que negar que King desarrolla muy bien los entornos familiares y las fortalezas y debilidades de sus componentes. Aquí, quizá, el más destacable es el del joven Haim, primero en darse cuenta de lo que está sucediendo y el que arrastra tanto a su hermana como a su tío en la causa de detener al asesino.

¿Que la historia es bastante predecible?, pues seguramente sí, pero es lo habitual en la mayoría de estas series B de antaño ¿no?, las cuales hay que ver con cierto cariño e ilusión infantil. Aún así, creo que supera la media con creces y me alegra haberla rescatado del olvido en que la había sumido...

btemplates
0 Comentarios :
Publicar un comentario