Future Force

Carradine no eres bueno...

Caratula
  • Título traducido: Fuerza futura
  • Director: David A. Prior
  • Guión: Thomas Baldwin, David A. Prior
  • País: Estados Unidos Año: 1989 Duración: 84 min.
  • Música: Mark Mancina, Steve McClintock  Fotografía: Andrew Parke
  • Compañía: Action International Pictures (AIP), Winters Hollywood Entertainment Holdings Corporation
  • Intérpretes: David Carradine, Robert Tessier, Anna Rapagna, William Zipp, Patrick Culliton, Dawn Wildsmith, Kimberley Casey, August Winters
  • Género: Ciencia Ficción, Acción
Sinopsis
En el futuro, el cuerpo de policía como lo conocemos ahora ha desaparecido. Quien se encarga de aplicar la ley es una empresa privada, donde sus empleados de seguridad son prácticamente mercenarios. Los arrestos y condenas las realizan ellos mismos, siempre motivados por una recompensa económica. Pero nuestro protagonista John Tucker encontrará una fisura en el sistema del que querrá averiguar más...

Clarísimo exploitation posterior a la magnífica Robocop (Paul Verhoeven, 1987) en la que tenemos como protagonista a un David Carradine ya relegado por aquella época a ligas inferiores. Dirigida por el siempre querido David A. Prior para los amantes del trash y la serie B más casposa, esta película no llega tansiquiera al nivel necesario para ser vista entre palomitas y cerveza. Ya no por la baja calidad que este tipo de cintas suelen tener (y por la que solemos acceder a ellas los amantes de lo mierder), sino porque la desgana que tanto el equipo como el reparto transfieren, se contagia en el espectador negativamente...

El gancho que me ha motivado a seleccionar esta película es, como solía pasar en el videoclub, por la prometedora carátula donde podemos ver al Pequeño saltamontes ya crecidito enfundando un guante robótico y empuñando un pistolón. Y la verdad es que no mienten del todo, como solía pasar habitualmente, ya que aunque pocas, sí que tenemos algunas escenas donde podemos ver dicho artefacto en plena acción. Quizá sean los momentos más entretenidos, ya que cuando aparece es durante las escenas de acción, con algún que otro efectillo de esos caseros que tanto nos gustan. Todo ello manejado por un joven que le asiste a distancia en estos menesteres, cual superhéroe se tratase.

Pero si hacemos un análisis global, por esos pocos minutos de agradecimiento no merece la pena comerse el resto. Carradine parece como si lo hubiesen levantado de la siesta (o de la cogorza) para rodar, con la misma ropa de todos los días ajustada a su orondo y dejado cuerpo, chuleando a todo aquél que se le cruza. El resto de (digámoslo así) actores no tienen ninguna tabla en protagonizar sus personajillos, y el director y equipo técnico tampoco colaboran mucho en sacar algo medio decente.

El caso es que por H o por B, tuvo una secuela a la que titularon Future Zone (David A. Prior, 1990), donde se intentaba seguir con la misma dinámica pero mucho más cómica y en plan buddy movie (sí, hice doblete para atragantarme del todo...), así que tan malos resultados no debió dar... Pero bueno, como siempre, hay que dar un voto de confianza y hacer un poco de apología a este cine abandonado y concederle como mínimo un visionado.

btemplates
0 Comentarios :
Publicar un comentario